viernes, 30 de junio de 2017

Como sobrevivir a la cabaña en el bosque

En literatura y cine la cabaña en el bosque representa un cliché del género de terror que la película homónima de 2011 (La cabaña en el bosque, dir. Drew Goddard) resume de forma magistral. Se trata de una base argumental según la cual el protagonista o los protagonistas viajan a una cabaña, casa, caserón o mansión en un paraje remoto y alejado, habitualmente en medio de un bosque, aunque también puede tratarse de un pantano o, más raramente, un entorno árido y desértico. En este lugar se ven enfrentados a una amenaza de tipo natural o sobrenatural que puede ser un asesino, una familia degenerada, un fantasma, demonio o cualquier otro tipo de entidad paranormal. Generalmente hace falta algún tipo de desencadenante para provocar la interrupción del mal. Esto puede ir desde simplemente habitar la casa, visitar alguna localización de los alrededores o interactuar con algún objeto de la vivienda.

No es raro que el cliché de "cabaña en el bosque" se relacione con otro cliché del género de terror, el "legado maldito". Este se define como una base argumental en la que el protagonista recibe algún tipo de herencia que ocasiona el despertar de un mal o deuda acarreada por la familia y que recae en él. Esta herencia puede ser tanto algún objeto material como el descubrimiento de un oscuro secreto familiar. H. P. Lovecraft utilizó ambos recursos de forma independiente o conjunta en diversos relatos. En "El grabado en la casa", por ejemplo, hace uso del cliché de "cabaña en el bosque", mientras que en "La sombra sobre Innsmouth" se refiere al "legado maldito". August Derleth, por otro lado, utilizó muy a menudo en su obra la trama base de "cabaña en el bosque", como "El morador de la oscuridad" y "El que acecha en el umbral". En este último se combinan los dos cliches al ser el protagonista el heredero de la vivienda.

El hecho de que se trate de clichés extendidos y conocidos permite al escritor utilizarlos de forma cómoda, pues, aunque la base es siempre la misma, dan pie a diversas combinaciones. Utilizando diferentes elementos se pueden crear historias interesantes y originales aunque la base sea algo ya bien establecido, como demuestra la película citada más arriba. De hecho, una posibilidad poco explotada es la de utilizar el humor y la parodia como elementos de construcción. Así, la saga Evil Dead de Sam Raimi (Evil Dead, 1981; Evil Dead 2, 1987, Army of Darkness, 1992) y la serie de TV Ash vs Evil Dead utilizan un enfoque más desenfadado, combinando el terror con la comedia. Cierto es que la primera película de la saga es completamente de terror, pero la segunda ya comienza a introducir elementos humorísticos que se desarrollan plenamente en El Ejercito de las Tinieblas (Army of Darkness). Así, conociendo el funcionamiento de la "cabaña en el bosque", podemos determinar una serie de procedimientos para sobrevivir a la misma:
  1. No ir. El más sencillo, directo y eficaz. No vayas, así no te expondrás a la amenaza que allí aguarda. Obviamente esto te deja sin historia. O puede ser el pie para la historia del asesino, clan familiar degenerado o monstruo sobrenatural que debe hacer frente al aburrimiento, o, tal vez, mudarse.
  2. Atención al sujeto siniestro. En el cine es habitual que se utilice el recurso del sujeto de aspecto siniestro, un personaje que los protagonistas se encuentran de camino a la casa. Este puede darles indicaciones sobre como llegar y, habitualmente, suele lanzar frases amenazadoras o de aviso sobre el lugar al que se dirigen. En cuanto se produzca un encuentro con este tipo de personajes, hay que dar la vuelta
  3. Reducir las estancias. Es muy importante reducir al mínimo el tiempo que se pase en la casa. Si no tienes más remedio que ir, hazlo, realiza una inspección rápida, comprueba si hay algo de valor y vete. Cualquier objeto de valor, ya sean muebles, libros o algún otro artefacto puede ser recogido en esa primera visita si es lo bastante pequeño o se puede llevar más adelante en futuros viajes.
  4. No tocar, no leer, no escuchar. Las cabañas en el bosque suelen poseer objetos que desencadenan el mal que aguarda. Estos habitualmente suelen ser libros y diarios, aunque también pueden ser otros artefactos o incluso grabaciones en audio, como en Evil Dead.
  5. Hacer inventario lejos del terreno. Siguiendo lo ya dicho, una vez que se recoja todo el material que pueda resultar de interés por ser antigüedades, artefactos curiosos, libros, etc., hay que guardarlo y hacer el inventario a posteriori en un lugar bien lejos y seguro.
  6. Indagar en el historial del lugar. Este tipo de sitios a menudo tienen una leyenda negra: rumores, desapariciones misteriosas y otro tipo de fenómenos siniestros y poco tranquilizadores. Antes de ir a uno de estos sitios, conviene realizar un poco de investigación previa sobre la historia local. Esto permitirá saber que ha sucedido en el terreno y hacerse una idea de a que te puedes enfrentar.
  7. Nunca subestimar el valor de la gasolina y el fuego. Las manifestaciones del mal en la cabaña del bosque pueden estar ligadas a un emplazamiento geográfico. En algunos casos, sobretodo si se trata de fantasmas, pueden estar ligadas al propio edificio. Por ello, prenderle fuego puede ser una forma rápida y directa de acabar con la amenaza. En cualquier caso, el terreno, una vez extinguido el mal, puede ser vendido.